FINJUS PRESENTA LOS GRANDES RETOS INSTITUCIONALES DEL 2018 Featured

Al finalizar 2017 la Fundación Institucionalidad y Justicia, Inc. (FINJUS) desea compartir con la ciudadanía y sus organizaciones algunas reflexiones sobre el balance institucional que hemos realizado, dirigido a extraer lecciones que nos permitan avanzar en la superación de algunos de los agudos problemas que arrastramos desde hace décadas.

 

De dicho análisis se derivan asimismo los grandes retos para el 2018 que consideramos que deben ser enfrentados tanto por el Estado como por la sociedad, de manera que alcancemos un país más seguro, con una justicia más accesible, efectiva y eficiente en el castigo a la criminalidad organizada y sobre todo en el marco de una sociedad con mejores controles institucionales para prevenir la corrupción y la impunidad.

 

Los grandes retos que destacamos son los siguientes:

 

PRIMERO: Es urgente la modificación sustancial de la Ley  de Compras y Contrataciones Públicas, que fortalezca el sistema nacional en esta materia. Los estudios y diagnósticos recientes, tanto a nivel nacional como internacional, indican que mientras no se cambie esta legislación, el país seguirá pagado un alto costo de deterioro de su imagen internacional como no competitivo y que carece de la capacidad para controlar, investigar y castigar la corrupción pública que sostiene el modelo político clientelista.

 

Las debilidades, vacios y distorsiones que existen en la Ley de Compras y Contrataciones Públicas estimulan la corrupción público-privada y dificultan la creación de una cultura de transparencia y gestión eficiente de los recursos públicos. Detrás de cada escándalo judicial la ciudadanía ha visto que existe una violación flagrante de las normas que deberían regular los mecanismos de control, supervisión e investigación de los actos de la administración pública en sus diferentes vertientes.

 

SEGUNDO: Es imprescindible que en 2018 en el país se produzca un cambio sustancial en la efectividad del sistema de justicia para investigar, acusar y condenar los casos criminales más importantes, en especial los que están vinculados con el crimen organizado, en sus diferentes modalidades de narcotráfico, corrupción y otros elementos que ponen en peligro la seguridad jurídica, la convivencia pacífica y el desarrollo económico y social del país. Es esencial que los casos emblemáticos, tales como Odebrecht, CORDE, CEA y la OMSA, entre otros, sean juzgados apegados al debido proceso pero con el resultado de que los responsables reciban las penas que las leyes establecen.

 

TERCERO: es urgente que el nuevo Código Penal sea aprobado en el Congreso de la República y se alcance una solución satisfactoria al tema de la interrupción del embarazo en base a las causales establecidas, de manera que la sociedad cuente con una ley moderna que permita tipificar una serie de nuevos delitos que hoy permanecen impunes y sus responsables reciban las penas correspondientes.

 

CUARTO: Es impostergable que la seguridad ciudadana sea reforzada mediante la adopción de un nuevo Plan Nacional de Seguridad, que permita fortalecer la Policía Nacional y convertirla en el órgano responsable de prevenir e investigar la criminalidad, con  profesionalidad, integridad y acorde con los mandatos de su nueva Ley Orgánica. Este reto será superado en la medida en que los programas de mejora y reorganización de la Policía se incrementen y se realicen todas las evaluaciones, depuraciones y ajustes que son necesarios para que este órgano recupere la confianza plena de la sociedad.

 

QUINTO: Se requiere urgentemente que, en base a un gran consenso con la participación de todos los sectores, en el 2018 se aprueben las nuevas Leyes de Partidos y Agrupaciones Políticas y del Régimen Electoral, debido a que ellas influyen de manera decisiva en la transparencia, confiabilidad y el juego limpio que deben sostener nuestro régimen democrático.

 

SEXTO: Un gran reto para el 2018 es que el Poder Judicial realice todos los cambios y reformas que fueron adoptadas en la Cumbre Judicial de finales del 2016, para que la independencia interna y externa de la judicatura sean fortalecidas y la judicatura se convierta en un verdadero contrapeso del Poder mediante sus decisiones. En este mismo orden es preciso que el Ministerio Público refuerce su profesionalidad, su acción independiente en lo funcional y su capacidad de realizar acusaciones de calidad, sin temores ni condicionamientos. 

 

 

2018 llega cargado de grandes retos y oportunidades. Si el Estado y la sociedad se organizan y coordinan para superar estos retos, la República Dominicana en la que viviremos al final del 2018 estará más cerca del ideal de nuestro ordenamiento constitucional y legal, en beneficio de la consolidación institucional del Estado y el desarrollo social y económico de todos.

 

Dr. Servio Tulio Castaños G.

27 de diciembre del 2017.

 

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Videoteca Canal de YouTube

Siguenos en FaceBook

Promoviendo el fortalecimiento de la Institucionalidad Democrática, el Sistema de Justicia y el Estado de Derecho en la República Dominicana.

Estar en contacto

Gustavo Mejia Ricart #104, Torre Piantini Piso 8 Suite 803

(809) 227-3250

finjusrd@finjus.org.do

 www.finjus.org.do